Enterrar a los muertos.pdf

Enterrar a los muertos

Louise Penny

Mientras Quebec se estremece en pleno invierno y el frío agrieta la piedra de sus viejas murallas, el inspector jefe Gamache, de baja tras una trágica operación policial, trata de recobrar fuerzas en la casa de su amigo y mentor, Émile Comeau, en el casco antiguo de la ciudad. Hundido física y psicológicamente, el célebre jefe de Homicidios intenta sosegar su mente con un proyecto personal que lo lleva a diario a la Sociedad Literaria e Histórica, un céntrico edificio que alberga miles de volúmenes legados durante décadas por la minoritaria comunidad inglesa de Quebec. Pero en una de sus visitas, Gamache se topa con la vieja biblioteca acordonada: han hallado el cadáver de un hombre en su lóbrego sótano. La víctima es Augustin Renaud, un excéntrico aficionado a la arqueología obsesionado con la búsqueda de la esquiva tumba de Samuel de Champlain, fundador de la ciudad de Quebec en 1608. ¿Qué hacía Renaud en la sociedad? ¿Es posible que los restos del venerado héroe nacional descansen entre los muros de la emblemática institución? Si bien Gamache se había jurado guardar reposo, no puede evitar involucrarse en una apasionante investigación, fuera de los canales oficiales, que sacará a la luz peligrosos secretos que llevaban siglos durmiendo. Enterrad a los muertos es la obra más premiada de Louise Penny. En su extensa nómina de galardones y reconocimientos figuran un Anthony Award, un Agatha Award, un Macavity Award y un Arthur Ellis Award. Escogida Mejor Novela de Misterio por la Asociación de Libreros de América, Kirkus Reviews, Publishers Weekly y Booklist, fue seleccionada entre los mejores libros del año por el Chicago Tribune, el Toronto Globe, The Globe and Mail y Amazon.

07/03/2006

7.86 MB Tamaño del archivo
9788416237128 ISBN
Gratis PRECIO
Enterrar a los muertos.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.panda-space.tokyo o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

04/04/2018

avatar
Mattio Mazios

3 Abr 2020 ... Esta familia tiene a sus muertos el 1 de abril de 2020 frente al Hospital Guasmo Sur General en Guayaquil, Ecuador, sin poderlos enterrar.

avatar
Noe Schulzzo

enterrar dentro de los templos o en su periferia en fosas en lo que los romanos llamaban cementerio, cubierto o descubierto. Desde luego, contraviniendo las leyes eclesiásticas, que prohibían, salvo en conta-das ocasiones, inhumar cadáveres en el interior de los templos2. Pues bien, la … Y continúa el sacerdote: "Entre el fallecimiento y el entierro asistimos al velatorio, que tiene un componente psicológico que es reconocer que la persona ha muerto, que no es un sueño, que no ...

avatar
Jason Statham

20/8/2020 · Hay un México que no renuncia a sus tradiciones a pesar de la pandemia. Es el México de Juan, quien murió de COVID-19 y sus familiares lo despidieron como siempre han hecho: velaron el cuerpo en casa, pasearon el féretro por el pueblo y lo enterraron con sus propias manos. La Alcaldía de ...

avatar
Jessica Kolhmann

En la tradición cristiana, enterrar a los muertos ha sido considerado siempre una obra de misericordia. Los muertos tienen derecho a descansar en paz. Y esto de manera incondicionada. Desenterrar Ante la moda de la cremación –de raíces panteístas, naturalistas o nihilistas- el P. Álvaro Sánchez Rueda explica que enterrar a los muertos es una forma de afirmar nuestra fe en la “resurrección de la carne”. “La sepultura es un recordatorio de nuestro Catecismo y de nuestro Credo.